Santiago Parra

27.03.14

2014-03-27 | 2014-05-18

A Galeria Filomena Soares tem o prazer de apresentar a exposição intitulada 27.03.14, do artista SANTIAGO PARRA (Bogotá, 1986). A exposição estará patente até ao dia 17 de Maio de 2014.


La Fuerza del Signo

¿Cuál es el móvil de Santiago Parra, joven pintor en acción? En el horizonte de fondo se pueden entrever los grandes movimientos expresionistas del siglo XX. Y antes, el impulso hacia la absoluta espiritualidad de la gran cultura japonesa: Al ver por primera vez su trabajo hace algunos meses, apareció, nítido, el cangrejo del cuento, el cangrejo más perfecto jamás dibujado, hecho en un solo instante iluminado por el artista- ¿zen?-, a pedido del emperador.

Esta es una pintura excesiva y paradojal, proyectada para grandes escalas. Parece que el lienzo fuera, para Santiago Parra, un lugar de purificación y regeneración, un territorio fuerte y propicio para el gesto pictórico cargado de materia y lleno de energía, despojado de cualquier elemento distractor. Como si la pintura se concentrara en sí misma, ajena a preocupaciones externas, desprendiéndose libremente del fondo que la contiene (¿se podrían prever múltiples desarrollos en la gráfica y la escultura?).

Cada gesto dibuja un gran signo abstracto y estos signos- emparentados lejanamente con Kline y Hartung- no dan tregua: Al partir de cero, la acción toma un ritmo particular, aunque la sólida estructura permanezca sosteniendo la forma, una gráfica del movimiento. Como en una nota musical desmesurada y congelada en un tiempo inmutable, los signos tienen sus ritmos propios, intensos y vitales.

Esta pintura "negra" se desarrolla dentro de una poética de la rapidez y la exactitud, de una simplicidad que introduce la materia como un componente esencial incorruptible. Puede que algunos signos lleguen a tener sentidos íntimos o de otro carácter, puede que sean más pequeños, variados y delicados, puede que se dispongan en series abiertas a narrativas, pero por ahora, dentro del sistema de esta poética sensible, se limitan a existir, resistiéndose a cualquier interpretación. Sin intención mistificadora (no parece que Santiago Parra crea en lo sublime, y sin embargo....) y quizá sin saberlo aún, Santiago Parra realiza una acción política: escoger la pintura en estos tiempos es una decisión fuerte, y afirmar, el poderío de su naturaleza abstracta e informal resulta aún más difícil.

Gustavo Zalamea
Enero 2011